Mi primer documental

Desde Octubre de 2016 me encuentro realizando mi servicio de voluntariado europeo en la asociación de Idrissa Badji, ADIF, como encargado dentro de su WebTV de la comunicación de sus proyectos de movilidad internacional, formación y ayuda a la cooperación Norte-Sur, en las facetas de creación de vídeos, diseño gráfico, diseño web, etc…

Hacía ya un tiempo que estaba barajando la opción de partir como voluntario, y Francia fue mi destino principal, por mi interés en el país, en buscar un trabajo aquí, y también por ampliar mis posibilidades en la búsqueda de trabajo en Canadá al poder hablar sus 2 idiomas oficiales. Tras un shock inicial por los problemas lingüísticos (Daba por hecho que aquí podría relacionarme con casi todo el mundo en inglés, y descubrí que no, que en el país vecino el uso del inglés está a un nivel similar al nuestro), ya me veo capacitado para mantener una conversación en francés, aunque sigo con mis esfuerzos para mejorar mi nivel día a día.

En el marco de éste proyecto de un año, he tenido la gran suerte de poder realizar un viaje de 9 días a Dakar (Senegal), principalmente en el barrio periférico de Guédiawaye, donde se encuentran 6 voluntarios franceses realizando su proyecto de “Service Civique”, y a cuyas asociaciones me dirigí a recoger sus peticiones de ayuda en temas de comunicación, ya sean cartelería, diseño de logos, vídeos de promoción, páginas web, y aprovechando mi estancia, comencé éste proyecto de documental para promocionar ADIF como asociación de envío y recepción de voluntarios, así como el trabajo que realizan en el país africano nuestros socios.

La casa misteriosa

Allí me encontré con un pueblo tremendamente amable y abierto, deseoso de compartir todo lo que tienen, y a la vez, de conocer mi historia. Una nueva forma de ver la vida, una nueva forma de comer (Aunque, debido a sus limitaciones a causa de la religión, terreno cultivable y otras, con poca variedad) y en definitiva, unas nuevas costumbres que han ampliado aún más mi forma de mirar al mundo.

Quizás por ser las asociaciones donde más tiempo pasé conociendo su forma de trabajar, las que más me llegaron al corazón fueron la radio comunitaria Railbi Fm, el centro Omar Laye donde Hugo ejerce como entrenador de baloncesto para niños de una variedad de edades además de para el equipo de silla de ruedas y sobretodo, el centro escolar Keur Khaleyi, donde reciben a los niños de familias que no pueden permitirse que vayan a la escuela, o niños que han sido apartados del sistema educativo por otros motivos, hasta las clases vespertinas para adultos que no fueron al colegio, un centro que trabaja todos los días de la semana con un equipo completamente dedicado.

Baobab en SenegalTambién me permitió descubrir mi primer baobab, un árbol que me lleva fascinando desde pequeño, seguramente desde que mi madre me leyera “El principito”.

Continuamos filmando a mi vuelta, ya en Cognac, con nuestro día a día en la asociación, y tras unas semanas de selección de material, montaje y post-producción (gracias a la compañera África por su ayuda con unos rótulos tan bonitos!), hace unos días que ya se encuentra disponible el resultado de mi viaje.

La experiencia me ha resultado muy gratificante, dura por momentos al ser mi primer proyecto “Solo ante el peligro” teniendo que ocuparme de todo, pero de gran ayuda para seguir evolucionando en mis competencias del audiovisual. He podido identificar los problemas y fallos, principalmente la falta de equipo de iluminación, el no haber grabado todos los recursos que hubiera querido cuando me tocó hacer el montaje o la necesidad de una mejor organización a la hora de planificar las grabaciones y entrevistas. También he tenido que aprender cómo luchar contra los improvistos para no alejarse demasiado de la idea inicial que planteaste en el documento de preproducción. Pero estoy satisfecho con el resultado.

Como me ha picado el gusanillo, voy a desempolvar el proyecto de documental transmedia que me surgió hace 4 años para ver si lo puedo poner en marcha.

Espero que os guste :

La guerre est déclarée, de Valérie Donzelli o el cine como terapia.

La guerre est déclarée poster

Durante el curso de “Creación de proyecto videojuego y documento de diseño”, nuestro profesor, Carlos Llorente, nos habló de un videojuego de temática adulta con un concepto muy interesante, como ejemplo del momento en el que se encuentran los videojuegos como arte narrativo, en el que se cuenta la historia de un niño de 4 años que padece cáncer, y cómo afronta éste reto su familia.

Ese juego es “That Dragon Cancer“, y a su vez, por tener una temática parecida, nos habló de ésta película, La guerre est déclarée“.

Tras verla y descubrir que su protagonista es además, la guionista, directora e incluso maquilladora de la película, solo puedo deshacerme en elogios para ella, otra más de los “hombres orquesta” que tanto admiro en el mundo del cine, como puedan ser John Carpenter, Shane Carruth o Louis C.K.

Pero lo más especial de la película es su historia, que está basada en la vida real de la pareja protagonista. Comenzamos con el tono de una historia de amor loco entre jóvenes hasta que se desata el drama en la familia. Y me ha parecido uno de los dramas mejor llevados de los últimos años, al no tener grandes estrellas en el reparto ni grandes ínfulas comerciales, se permiten incluir emociones de verdad, sin acercarse al manipulador melodrama que podría esperarse.

Está rodada con mucha frescura, y nos invita a un viaje plagado de momentos buenos y momentos malos, como la vida misma. Y qué decir de las la pareja protagonista, al haber vivido ellos dos mismos la historia, nos entregan unas actuaciones memorables.

Todo un ejemplo de cómo se debería fabricar una historia dramática en el mundo del cine sin injerencias de agentes que no buscan lo mejor para la película.

Como curiosidad, fue seleccionada por Francia para representarles en 2011 en la búsqueda del oscar, pero no llegó a la criba final, aunque ese año salió ganadora “Nader y Simín, una separación”, otra enorme película dramática de la que hay mucho para aprender, tanto en el mundo del cine como del ser humano. Menuda cosecha.

Os dejo con su trailer :

Y un enlace para comprarla.

Gernika, de Koldo Serra y el paradigma de la supervivencia del cine…

Hace dos semanas consiguió estrenar su segunda película, “Gernika”, estrenada en 2016 tras 4 años de currazo, uno de los directores más interesantes de nuestro país, Koldo Serra.

De esos que como no hacen lo que todo el mundo, no es conocido por casi nadie y no se les da bombo. Como era de esperar, tras 2 semanas en cartel, se ha visto relegada a la sesión matinal del domingo en el cine donde la pude ver, y una única sesión a las 16:00 en otro cine de extrarradio.

La primera, “Bosque de sombras”, creo recordar que ni llegó a estrenarse aquí en Zaragoza, aunque al comprobar la fecha veo que me encontraba estudiando en Barcelona, con lo que si no pude verla en pantalla grande imagino que no estaría yo al tanto y al haber seguido el proyecto en sus inicios y estrenarse mucho más tarde y sin promoción, ni me enteré. Hace poco pude verla, gracias a la compartición de archivos por internet porque parece que está descatalogada, y me encontré más o menos con lo que esperaba, otra para mi colección de queridas “películas de garrulos”, añadiéndose a “Deliverance”, “Perros de paja” o “Furtivos”. Quizás las enormes expectativas que me generó el proyecto en sus inicios (Acababa de descubrir éstas 2 primeras de la lista y estaba extasiado con el género) y la cantidad de años que he tardado en verla hicieran imposible que me encantara. Me gustó, pero me había hecho ilusiones de encontrar algo más salvaje.

Para “Gernika”, su segunda película, he podido disfrutar, por primera vez en mi vida, de una proyección totalmente “privada”, puesto que es la primera vez que he estado completamente solo en una sala de cine, una auténtica gozada.
Lo único que la hubiera podido mejorar es el haber podido disfrutar de una copia en versión original, especialmente en una historia como ésta, con tanto personaje con acento e idioma diferente, y a pesar de que el doblaje no estuvo nada mal, se pierde bastante de la experiencia.

Pero…ésta condición inmejorable para disfrutar del séptimo arte, salvo que vayas acompañad@ de gente igualmente respetuosa como tú, es un escollo para la supervivencia del cine. Ya había tenido la suerte, aunque siempre acompañado, de encontrarme en proyecciones en las que no había ningún otro espectador, pero ésta vez toda la sala de los cines Palafox fue para mí. Mis años de experiencia me han hecho ver que en casi todas las sesiones tienes al menos a una persona maleducada que mancilla el obligatorio silencio de la sala, ya sea porque no sabe consumir los alimentos que parece que necesita para disfrutar de la película, porque tiene incontinencia verbal o como ya advirtió Nacho Cerdà al presentar uno de sus Phenomena en nuestra ciudad, el lamentable progreso en los teléfonos móviles lo que a veces parezca que la sala sea un jardín de luciérnagas. Hablando con un amigo me comentó que Lars Von Trier ya había tratado éste problema en el cortometraje “Occupations“, pero sigue en mi cabeza la idea de crear la atracción gore definitiva contra la mala educación en una sala de cine.

Volviendo al tema de éste post, Koldo Serra con ésta segunda película consigue para mí, aún con algunos aspectos que no me han convencido, entrar en el grupo de las películas que mejor tratan el tema de nuestra guerra civil, con permiso de “La vaquilla” o “El laberinto del fauno”, desde una clara perspectiva del lado demócrata pero sin abuso de la demagogia en la que todo el mundo sea o malo o bueno según el “bando” desde el que se haya cocinado la película.

Consigue sumergirnos en el drama de la oficina de prensa republicana que trabajaba en Gernika, en la frontera con francia, zona en la que intentaba entrar la prensa internacional para cubrir la guerra civil española. Se construyen unos personajes muy interesantes, tiene un comienzo que capta de inmediato mi atención y la escena clave del bombardeo está, al igual que el resto de la película, dirigida de una forma soberbia. El elenco trabaja bastante bien, pero a mi gusto todo queda eclipsado por cómo maneja la cámara su director.

Peeeeeero, al igual que le sucedía a “Pearl Harbour” (Por la analogía de película basada en un bombardeo famoso), el guión naufraga al introducir de manera forzada un triángulo amoroso que nos aleja de la trama que realmente nos importa, como pasó en aquella y en tantas y tantas veces en las que se cree que es necesaria la historia de amor para conseguir llegar al público.

A su vez, algunos momentos puntuales del diálogo me descolocaron, pero me pareció el menor de sus “problemas” y es la cosa que más difícil me parece y más valoro en cualquier guionista, el dar a luz a unos diálogos “auténticos”.

Salvando éstos dos aspectos que no me convencieron, me ha resultado una de las mejores películas de época de nuestro país y una de las que mejor retrata el período más bajo de nuestra historia.

Os dejo con el cartel internacional, mucho más estiloso que el usado en nuestro país, y el trailer.

Gernika poster internacional

Link a Filmaffinity.